Ancora un Segreto
Brendel / Liszt / Sotelo

Presentación / 2 de diciembre de 2016
Presentación de la excepcional producción musical de la Sonata de Liszt por Alfred Brendel y la composición Ancora un Segreto de Mauricio Sotelo basada en ambos maestros, interpretada al piano por Juan Carlos Garvayo y editada por el sello IBS Classical.
Si Alfred Brendel no hubiera existido, no habríamos tenido más remedio que inventarlo.

Su figura como intérprete y como pensador es crucial para la pervivencia entre nosotros los músicos de un modelo auténtico y comprometido de concebir nuestro arte. Frente a legiones de intérpretes excesivamente caprichosos, Brendel ha sido el antídoto durante más de sesenta años para disfrutar de una experiencia musical documentada y sensata, en la que intelecto y emoción son instrumentos para desvelar el contenido más profundo de las obras maestras. Humildad y reverencia, pero también espíritu crítico y humor para no morir de trascendencia en el intento: en uno de sus poemas, Brendel relata como su colega imaginario Fischkemper levita sobre el piano mientras las teclas ejecutan por sí solas el largo trino sobre el Mi bemol de la Op. 111 ; por cierto, el poema no revela si, una vez resuelto el trino, el “celebrado virtuoso” desciende suavemente de las alturas o, por el contrario, se estrella de bruces contra el instrumento.

El inmenso legado discográfico de Brendel, junto a su contundente corpus ensayístico y a su ecléctica labor como conferenciante, dan prueba del objetivo claro de su misión: buscar incansablemente el centro del mensaje musical, despojando por el camino toda la retórica acumulada por una supuesta tradición neurótica más preocupada de perpetuarse a sí misma que de transmitir el mensaje de manera veraz. 

Si hay un compositor que se ha beneficiado de este proteico afán brendeliano, ese es sin duda Franz Liszt. Perjudicado históricamente por una serie de factores entre los que se encuentran su azarosa vida personal, las envidias suscitadas por su enorme carisma y prodigiosa capacidad musical, y la extrañeza e incomprensión con la que se juzgaron sus logros compositivos más importantes, la figura de Liszt ha llegado desdibujada hasta nuestros días convertida las más de las veces en una mera caricatura del fascinante ser humano y genial compositor que fue. 

Brendel grabó la Sonata de Liszt en tres ocasiones (1958, 1981 y 1991). La grabación incluida en este disco es la primera. Una versión deslumbrante y novedosa en la que un joven Brendel de veintisiete años establece sin complejos los principios fundamentales de su estilo interpretativo: pulsación noble, apabullante claridad estructural, pulso rítmico implacable y fuego poético contenido y adiestrado para emerger solo en los momentos necesarios sin contaminar el avance formal de la obra. Brendel presenta en un solo trazo toda la prodigiosa arquitectura de esta magna obra sin sacrificar un ápice de su imaginación poética, y nos contagia a través de su lucidez interpretativa su amor y admiración por la obra y su autor. 

Dos fotos curiosas de Liszt, así como un magnífico busto y su máscara funeraria, presiden el estudio de Alfred Brendel en su residencia de Londres. Allí mismo, bajo la advocación del compositor húngaro, Brendel leyó de una sentada el día 13 de abril de 2016 su conferencia sobre la Sonata de Liszt contenida en este disco, tocando en su propio piano numerosos ejemplos ilustrativos. Escuchar al Maestro tocar, retirado de los escenarios desde 2008, fue un verdadero privilegio al que asistí con franca emoción. La misma o más que en mi primer encuentro en Bolzano durante los días previos al estreno de Ancora un Segreto. Hasta tres veces seguidas me pidió un entusiasmado y curioso Brendel que tocara para él la monumental obra que Mauricio Sotelo tuvo a bien confiar a mi persona. El fabuloso reto afrontado por Sotelo de evocar una de las cumbres de la literatura pianística a través de una obra dedicada a uno de los pianistas más influyentes de la historia reciente, ha dado como fruto una obra magistral que se adentra en los lugares recónditos de la sonata liszteana, en sus intersticios, en el silencio tenso que emana de la célebre nota Sol (G) generadora de todo su edificio sonoro, para hacer aflorar la música alucinada que allí habita. Una obra, como no podía ser de otra manera, plagada de sutiles referencias a su doble modelo inspirador: Liszt-Brendel. 

Juan Carlos Garvayo

Presentación

  • Alfred Brendel, pianista, poeta y escritor
  • Mauricio Sotelo, compositor
  • Juan Carlos Garvayo, pianista
  • Francisco Moya, presidente de IBS Classical

Galería de imágenes

Información

  • Sala Guitarte
  • Alcalá 13, Madrid
  • Viernes 2 de diciembre, 19:00 horas
  • Entrada libre y gratuita hasta completar aforo

Organizadores