Cueurs desolez
Carlos Mena e Iñaki Alberdi

Concierto / 31 de mayo de 2019
Cueurs desolez Carlos Mena e Iñaki Alberdi
Los acordeonistas y contratenores son músicos específicos que necesitan construir su corpus musical en el presente a la par que investigan su pertinencia y posibilidades con el repertorio del pasado. El disco que se presenta en la Academia, del contratenor Carlos Mena y del acordeonista Iñaki Alberdi, es un fiel testimonio de ello.
En otoño de 2015, Iñaki Alberdi y Carlos Mena comenzaron juntos un camino de descubrimiento. La grabación de un vídeo en el incomparable marco de la ermita medieval de Santa María en Zumarraga marcaría el inicio de su fructífera colaboración como dúo, que se consolidó poco después con dos conciertos en el Palacio del Marqués de Salamanca y en San Nicolás, sedes madrileña y bilbaína de la Fundación BBVA. Fue una unión de talentos que se dio de forma natural. Al fin y al cabo, tanto el acordeón como la voz de contratenor poseen una historia reciente y evoluciones casi paralelas: el instrumento de fuelle comenzó a desarrollarse en el siglo XIX, pero su despegue en cuanto a repertorio no se produjo hasta mediados del XX, por los mismos años en quela tradición moderna del canto en falsetto y el estudio sistemático de su técnica comenzaba a extenderse por Europa.

Alberdi y Mena dieron un primer paso en su investigación conjunta con un programa centrado en las músicas de Tomás Luis de Victoria y Johann Sebastian Bach, cuyos ecos recoge el disco con la extraordinaria elaboración de la Chacona de Bach que lo culmina. En una segunda etapa, el dúo quiso ampliar la horquilla temporal de su repertorio y enfrentar la música de Josquin des Prez, gran figura del paso entre el Medievo y el Renacimiento, con la contemporaneidad de cuatro compositores españoles. Así, propusieron a Jesús Torres, José María Sánchez-Verdú, Joan Magrané y Gabriel Erkoreka la creación de cuatro piezas inspiradas en los motetes y chansons de Des Prez, con el propósito de que unas y otras se iluminasen entre sí con medio milenio de distancia. La elección de Des Prez no fue caprichosa: el enigma que rodea a su figura, su fama de músico rebelde que trabajó para el papa Alejandro VI, los duques de Ferrara o el clan milanés de los Sforza, y su estatus de leyenda en su propio tiempo, aportan una pátina de misterio a su producción musical, cuya primitiva perfección sigue fascinando a los compositores actuales.

Una entonación del himno mariano Ave maris stella, subrayado por un acordeón que evoca una zanfoña o un organistrum, nos conduce a dos fragmentos del monumento que Des Prez levantó sobre dicha melodía: la Missa Ave maris stella, que Petrucci publicó en 1505 y que es considerada uno de los ejemplos más perfectos del empleo de motivos derivados de un cantus firmus para estructurar toda una misa. Los pasajes a dos voces seleccionados por Mena y Alberdi, provenientes del Benedictus y el Agnus Dei, son paradigmáticos de la fluidez técnica y la riqueza en la expresión melódica que había alcanzado Des Prez en su periodo intermedio.

El tramo central del disco nos interna en la proyección de la figura de Josquin sobre la contemporaneidad. Primero, de la mano de Jesús Torres, que en Llama de amor viva toma como punto de referencia el motete Inviolata, integra et casta es Maria, basado en una secuencia del siglo XII que solía cantarse en la festividad de la Candelaria, y que se escucha aquí en un arreglo de su versión para cinco voces. En Llama de amor viva, el compositor aragonés sustituye el texto anónimo que empleó Des Prez por el conocido poema de San Juan de la Cruz que da título a la obra, y que se plasma en la partitura con extrema concisión armónica, melódica y rítmica. Construye así una obra intimista, cuyas dinámicas se mueven en el espectro del mezzopiano al pianissimo, y con un gran detalle aplicado a la prosodia y a la retórica del texto. Según Torres, Llama de amor viva es “un claro ejemplo de la dirección que está llevando mi última música hacia la extrema depuración”.

El siguiente capítulo lo firma Gabriel Erkoreka, colaborador habitual de Iñaki Alberdi y Carlos Mena, para quienes ha escrito, por ejemplo, su concierto para acordeón y orquesta, Akorda, o los Tres sonetos de Michelangelo, para contratenor y orquesta. Messa di Vocetoma como punto de partida la más famosa creación de Des Prez, Mille regretz, una de las melodías más populares del Renacimiento, versionada y parodiada por infinidad de compositores y que, como apunta Erkoreka, “fue conocida en su día como ‘La canción del Emperador’ por ser la favorita de Carlos V en su versión para vihuela, realizada por Luis de Narváez”. La nueva obra, que adopta el texto en francés antiguo de la chanson, esconde también algún guiño a la melodía original pero reinventa por completo el material sonoro, organizándolo en torno a una técnica vocal llamada messa di voce (“colocar la voz”, en italiano) que estuvo muy extendida durante el Barroco. Una técnica “de muy difícil ejecución y de gran efecto expresivo”, afirma el compositor vasco, que moldea la voz con un carácter casi instrumental por el uso tan preciso que hace de los acentos, ornamentos y diversas modalidades de trinos, así como por las fluctuaciones en la afinación y las diferentes densidades de vibrato. Además de a la voz, Erkoreka hace este uso “extensivo al acordeón, que se presta particularmente a ello gracias al fuelle”.

Tratado de lágrimas es el título del encargo que Alberdi y Mena hicieron a José María Sánchez-Verdú, quien, del legado de Josquin, escogió como fuente de inspiración Plaine de dueil, una chanson a cinco voces impregnada de gran tristeza, aunque adopta el tono comedido y elegante de las piezas que el franco-flamenco creó para los círculos aristocráticos. En palabras de Sánchez-Verdú, “la reflexión de la pieza está puesta en el lamento, a través de la voz del contratenor y de un instrumento que la envuelve tan bien como es el acordeón”. El compositor gaditano recoge el carácter lamentoso de la chansonoriginalpero no así su letra, que es sustituida por los versículos iniciales de la primera lamentación del Libro de las Lamentaciones de Jeremías, sobre la que despliega un desarrollo en el que “el acordeón y la voz transitan la afinación mesotónica y otras posibilidades microinterválicas”.

Partiendo de manera muy sutil de las primeras notas de Cueurs desolez par toutes nations de Josquin, emerge Si en lo mal temps la serena be canta de Joan Magrané, la última de las propuestas contemporáneas del disco. La creación del catalán es una suerte de madrigal que se eleva sobre las imágenes poéticas que dominan la obra de Joan Roís de Corella, poeta valenciano medieval que fascina a Magrané por “sus imágenes poéticas llenas de lamentos”. El material principal es la línea de la voz, que según el autor “se metamorfosea tímbricamente con un constante juego de unísonos y trampantojos acústicos con el acordeón”. Magrané apunta también a “la aparición, al final, de un pájaro”, símbolo proteico, en el Medievo, de los anhelos del espíritu y encarnación del arte de la música.

El recorrido que propone la grabación llega a su fin con una de las creaciones más fascinantes de Johann Sebastian Bach, la Chacona de su Partita para violín solo, BWV 1004. Una pieza de enorme popularidad que esta vez se presenta en una versión muy particular: una recomposición basada en los estudios de la musicóloga Helga Thoene, quien demostró que la Chacona está basada en distintos corales sobre los que la composición se asienta en su totalidad. Aunque dichos corales no hacen su aparición de forma explícita en la versión para violín, Alberdi y Mena han querido mostrarlos aquí “en conjunción armónica, rítmica y melódica junto al trabajo original”. Es decir, cantando los corales sobre la partitura ya conocida. El resultado es espectacular porque revela la insondable profundidad de esta creación que a priori nos es tan conocida, y desvela, a través de la prosodia y el significado de las palabras, sus sentidos más ocultos.

Mikel Chamizo, notas al cd "Cueurs desolez", Ibs Classical
 

Presentación

José Luis García del Busto, académico de Bellas Artes, musicólogo

Paco Moya, presidente de Ibs Classical

Carlos Mena, contratenor

Iñaki Alberdi, acordeonista
 
 

Concierto

Carlos Mena, contratenor

Iñaki Alberdi, acordeón
 

Josquin des Prez (h. 1450-1521)
  1. Mille regretz

Jesús Torres (1965)
  1. Llama de amor viva(2016)
 

Carlos Mena

Iñaki Alberdi

 

Galería de imágenes

Información

  • Museo de la Academia
  • Viernes 31 de mayo, 12:00 horas
  • Entrada libre y gratuita hasta completar aforo

Organizadores